Formación intensiva en Masaje tántrico y Cura sexual

Este curso está pensado para aquellas personas que quieran ofrecer a otros, ya sea profesional o personalmente, un buen masaje tántrico.

Ni el tantra ni el masaje tántrico son una terapia en sí, sin embargo, la profundidad a la que se llega tanto a nivel físico como emocional y espiritual es inmensa, despierta y reabre grandes heridas y creencias autolimitantes que condicionan y distorsionan nuestra realidad y nos acompaña amorosamente para traer más consciencia y arrojar luz a nuestra sombra, liberándonos de emociones reprimidas y estancadas, observando nuestros miedos: a ser abandonados, humillados, rechazados, a la soledad, al vacío, al dolor… Nos invita a darnos cuenta de cuán condicionados estamos por las creencias sociales y religiosas que nos dificulta el vivir una sexualidad plena y satisfactoria, que nos dificultan a vivir en general y nos invita a conocer más íntimamente a ese ser que habita en nosotros y en el otro, a esa esencia divina que nos atraviesa el cuerpo pero que, en muchas ocasiones, desconocemos completamente.

Todo esto hace que el tantra y el masaje tántrico sea profundamente sanador.

Tras finalizar el curso, sabrás realizar un masaje tántrico y una sanación sexual pero solo será el pistoletazo de salida. Hacer el curso no te convertirá en sanador sexual, ése es un camino que hay que construir pasito a pasito y muy conscientemente, práctica tras práctica, masaje tras masaje. Y cuando tu ego crea que ya lo sabes todo del masaje tántrico o que ya lo controlas a la perfección, se abrirá entonces una dimensión más profunda de la sesión y te sentirás perdido de nuevo, situación idónea para dejarte caer en la sabiduría infinita que habita en ti, en tu maestro interior, en tu conexión con lo divino para que actúe a través de ti y no seas tu quién realice el masaje, tu ego, sino algo más grande que tu, puedes llamarle Dios, Existencia, Universo, Sabiduría Infinita, Gran Espíritu, Gran Misterio o como te de la gana.

Después de 7 años dedicándome al masaje tántrico, de haberme formado con Anand Rudra, Kurma Rajadasa, Maite Domenech, Manu García y David Alcalde, de haber explorado el mundo del masaje erótico y vivenciando talleres con Ronald Fucks, Astiko, Xavi Doménech… aún sigo sintiendo que no se nada, por eso sigo formándome en masaje y en tantra, aún se puede investigar más, aprender y profundizar mucho más, es un camino de por vida y la humildad, una gran virtud que no se debería perder nunca.

Y aunque las formaciones son importantes porque ofrecen una estructura y una metodología, lo más importante para realizar un masaje tántrico o una sanación sexual no puede aprenderse en ningún curso, surge en algún momento de tu vida, de tu interior, de tu corazón y cuando aparece es arrollador y mágico, porque no eres tú ni tu técnica lo que ayuda a sanar al otro, sino tu amor y compasión por él.

Y eso, no puede aprenderse en ninguna formación.

“El masaje es algo que puedes empezar a aprender, pero que nunca terminarás. Sigue y sigue, y la experiencia continuamente se hace más y más profunda, y más y más elevada. El masaje es una de las artes más sutiles, y no es solo una cuestión de habilidad. Es más una cuestión de amor… Aprende la técnica, y luego olvídala. Entonces sólo siente, y muévete por el sentimiento. Cuando lo has aprendido en profundidad, el noventa por ciento del trabajo se hace por amor, y el diez por ciento por la técnica. Solo con el propio tacto, un toque consciente y amoroso, algo se relaja en el cuerpo. (OSHO)”

Si te interesa la formación, escribe un correo a vermaterapia@gmail.com para saber más sobre el contenido de la misma, precio, facilidades de pago y/o cualquier duda que tengas.

Un abrazo tántrico, de esos que inundan cada célula del cuerpo de mucho amor.

 

Experiencias de alumnos.

“Me apunté a la formación porque hice un retiro de fin de semana de masaje tántrico y me encanto! En un principio me apunté para saber hacer masajes y volver a sentir el tacto consciente entre dos personas, pero la realidad fue otra.

Con la formación haces un trabajo interior muy profundo, una sanación sexual de la cual no sabes ni que la necesitas. Coges tanto conocimiento de la energía sexual y de su importancia que tu vida nunca vuelve a ser la misma.

Nunca me llegué a imaginar que sería tan importante en mi vida tanto en lo personal como en lo laboral, ahora el tantra forma parte de mí y sigo en este camino tan desconocido pero tan apasionante.

La formación fue muy completa tanto en contenido como en experiencia, una vivencia que todo el mundo tendría que vivir y sentir.” (Sandra)

“La formación, y no sé si llamarla así porque en realidad fue mucho más que eso. Para mí supuso un gran desafío en todos los sentidos, y gracias a ello me he encontrado con aprendizajes extraordinarios durante el tiempo de la formación y después de ella.

Tengo que recalcar y lo digo con palabras llenas de entusiasmo e ilusión que en el Masaje Tantrico he encontrado la herramienta que me hace vibrar, que me apasiona, en la que me encuentro a mí misma una y otra vez, y por lo tanto, estoy tan agradecida a la vida y a las personas que me la dieron a conocer. Que no puedo nada más que decir GRACIAS y MIL GRACIAS.” (Almudena)

“Describir una experiencia tan profunda, trascendental y renovadora no es muy fácil en palabras, vivirla enfrentando miedos, barreras, paradigmas, descubrir la propia creatividad es un proceso que empieza y ya no acaba, tampoco hay vuelta atrás, solo el vacio y la seguridad de podértelo permitir, es lo que puedo expresar y agradecer a Verma Rodriguez , David Alcalde, Cristina, Sanango y todos los valientes compañeros con los que realicé el curso de masaje y sanación sexual.

Como asistente en los talleres de Verma sigo aprendiendo herramientas que me ayudan a sobrellevar el enfrentarse al proceso del morir en uno y poder renacer a cada instante.” (Dago)

 

 

 

El tantra de la Vida y la Muerte por Swami Kurma Rajadasa

La vida es tristeza, la muerte es alegría. La única batalla que debemos  librar se encuentra en nuestra mente — Mahabharata

Todos somos codependientes y bipolares en mayor o menor medida. Cuanto más codependientes somos, más
creemos que son los otros los que están comportándose incorrectamente, -patología del juez-; emerge la necesidad
de salvarlos de su error, -patología del salvador-, o bien de perseguirlos y ajusticiarlos, -patología del verdugo. O
sentimos que somos los culpables de todo o que el mundo está contra nosotros, -patología de la víctima.

La muerte y el triángulo de la codependencia

Buscamos el fruto de nuestros deseos actuando como salvadores, víctimas, jueces, perseguidores, verdugos o tiranos, quizá esta última sea la forma más grave de todas. Buscamos fuera de nosotros el fruto de nuestros deseos. Manipulamos para no sentirnos solos, abandonados o rechazados. La muerte, la soledad, el abandono y el rechazo son los miedos-raíz que condicionan nuestra bipolaridad/codependencia.

Sin estos miedos básicos seríamos libres, amaríamos libremente, con honestidad y sin hipocresía. Pero nadie está libre de pecado, todos tenemos defectos y buscamos los defectos de los demás para extender nuestra tela de araña. Tapamos nuestra vulnerabilidad con todas nuestras fuerzas para no sentir dolor. Aunque cuanto más empeño
aplicamos en esconder esa fragilidad, más oxidada y rígida se vuelve nuestra armadura.

Ése es el origen de la codependencia: un gran deseo por poseer que se transformó súbita y traumáticamente en
frustración, rechazo, abandono, miedo. Pero no existe el trauma más que en el reino de la soberana ignorancia de
nuestro ego. “Las cosas no son nunca como crees que son, sino como te las tomas”, dice el Siva Purana, texto Sivaíta
escrito hace más de 5000 años. Nadie muere, nadie nace, nadie rechaza ni es rechazado, nadie abandona ni es abandonado, todo es una gran mentira que se ha programado en nuestra mente. Nuestro ego lo ha creído por conveniencia para no sentir el dolor ni la esclavitud.

Lo que el Tantra nos enseña sobre la muerte

En occidente, gracias a la farsa del judeoislamocristianismo se rinde un culto morboso a la muerte. En oriente, entre las comunidades tántricas, budistas y zen, cuando un cuerpo muere, todos sienten alegría porque el alma sigue evolucionando.
Se puede llorar de alegría al saber que el Ser que se marcha se libera de su dolor y tiene la oportunidad de seguir creciendo. El ego llora porque cree haber “perdido”a un familiar, amigo o ser querido, pero se equivoca, no
se pierde nada. Como bien dice el Maestro libanés Kahil Gibrán: “tus hijos no son tus hijos, son hijos de la vida”.
Nadie vive ni muere, esa es tan sólo una ilusión que el ego quiere creer.

Cultiva diariamente el desapego en todas y cada una de tus acciones, da lo mejor que llevas dentro de ti sin esperar nada a cambio. Ama con libertad a toda existencia. Si posees o pretendes poseer, entonces ya no estás amando. Deja de escuchar al ego y sus necesidades imperiosas de ser importante y salvador. Cuando amas no salvas a nadie, te
salvas de ti mismo.

El reconocimiento no está en el exterior, sino en tu interior. No te autoengañes por pereza o comodidad. Escucha el silencio de tu mente y podrás sentir cómo, con el tiempo, la compasión emerge con fuerza, sanándolo todo. La solución y sanación más grande de todas es siempre la que más miedo te da.

Aquel que piensa que puede matar y aquel que piensa que puede ser matado, se equivoca. El deseo enturbia la sabiduría, es el eterno enemigo del sabio. Ningún arma puede perforar la vida que hay en ti, ningún fuego puede quemarla.
-Mahabharatha.

Haz el amor con pasión. Ama a tu pareja en cuerpo y alma y entrégate con totalidad, hasta que tus resistencias y
controles desaparezcan. Permite que la lujuria te posea. No juzges nada. Date permiso para perder el control. Hazte
consciente de toda tu vulnerabilidad, sométete a ella hasta que sientas que todo es una gran mentira creada por la
sublime ignorancia de tu ego.

En tu renuncia se unen la vida y la muerte

Si te rindes por completo cuando estás haciendo el amor sentirás, justo en el momento de ese gran orgasmo, que la vida y la muerte se unen. Entrégate sin miedo, no hay nada que temer. Víve esa sensación hasta sus últimas consecuencias. Hasta que el tiempo y el espacio desaparezcan, hasta que Sakti y Siva vuelvan a separarse para devolverte a este plano material. Aunque no regresarás igual, sino Transformado.

Sólo cuando renuncias a tu deseo de posesión, podrás amar con respeto y libertad, permitirás que tu amor sea libre de irse o de quedarse, y si decide partir, déjalo marchar con alegría y agradecimiento por los momentos compartidos. Permite que vuele, que disfrute de la vida y camine hacia su muerte. Esa es la Gran Transformación. Renunciando conoces el Amor. ¿Quiénes somos nosotros para dar o quitar libertad a otros Seres?

Cuando trabajas profundamente con tu vulnerabilidad, todo atisbo de posesividad y de celos desaparecen. Entoncesdesapego pajaro
podrás disfrutar de tu soledad o de tu vida en pareja, sin miedo alguno. Y sentir el placer en toda su grandeza, tan sólo por el mero hecho de existir. Siente que tu pareja es tu Dios, tu Diosa que te guía por el camino del Amor hacia el reencuentro contigo mismo. Ya no pondrás nombres a lo Innombrable. Podrás mantener tu mano completamente abierta permitiendo que el pájaro vuele cuando quiera: sabrás qué es el Amor.

 

Extracto del libro Tantra para Devis del Maestro Sivaíta Kurma Rajadasa.

Para saber más: http://www.tantrasivaita.com/

Merecidas vacaciones!

india

Después de años de estudios, formaciones transformadoras, talleres, sesiones individuales y crisis personales varias… por fin ha llegado mi momento: me voy de viaje!

India, la mágica y desgarradora India, me espera. Sus gentes, los intensos olores, los brillantes colores… bellos paisajes y duras realidades que giran la vida y la transforman.

Voy en busca de la nada, cayendo en el gran vacío infinito de posibilidades que la experiencia, sin expectativas, sin proyecciones, puede abrir ante mi. Entregarme y zambullirme en el ruido y el silencio, en la belleza y en el horror, en la alegría inmensa y en la profunda tristeza, vivenciar todo como una aventura delirante, tragicómica pero hermosa, muy hermosa.

2 meses de caminos, calles, montañas, playas, trenes, buses, horas muertas, ashrams, hostales, amaneceres y atardeceres y todo aquello que el viaje me traiga para disfrutar con la inocencia de una niña, capaz de maravillarse y sorprenderse incluso de una sonrisa.

Desde el 1 de Octubre al 3 de Diciembre estaré fuera de Barcelona.

Cristina, mi socia, amiga y compañera profesional se queda al frente de Sanango y también de mis pacientes. Si quieres recibir una sesión de masaje tántrico o sanación sexual, puedes ponerte en contacto con Cris por teléfono al 620770820 o al e-mail info@sanango.cat

Para sesiones de Rebirthing, masaje ayurvédico, holístico… a partir del 7 de Diciembre, a mi regreso!

🙂

Gracias Universo, gracias mamá, gracias a mí misma.

Masaje de Lingam

Hace mucho tiempo que tengo la necesidad de escribir sobre el masaje de lingam, son como pequeños impulsos, frases que golpean mi mente pero que no terminan nunca de materializarse.

hombre desnudoMe suele ocurrir siempre después de una bonita sesión con un hombre. Y digo bonita porque hay sesiones que emocionan hasta la última molécula de mi cuerpo y sí, no solo me pasa con mujeres, también ocurre con hombres.

Hablar de porqué los hombres acuden a consulta es querer abarcar demasiado, el abanico es infinito, desde el curioso que ha oído hablar pero no tiene ni idea del tantra al que tiene un problema sexual serio, pasando por los que ya han probado las delicias del masaje erótico pero buscan, decepcionados, algo más sin saber qué. También vienen hombres que se consideran ya en el camino: profesores de yoga, acupuntores, terapeutas de otras técnicas energéticas, maestros de reiki y un largo etcétera de hombres que vienen porque no saben qué hacer con tanta energía cuando llevan demasiado tiempo sin practicar sexo, aun cuándo tienen pareja.

A veces es divertido observar sus reacciones al explicarles que no van a recibir un masaje normal relajante, que nuestro trabajo no se centra en el cuerpo físico que se tumba sobre el futón sino en los diferentes cuerpos energéticos que forman parte de él, que nosotros trabajamos con la anatomía energética: chakras, nadis, polos, marmas..

Y que ellos no tienen que hacer nada, sólo tienen que mantenerse con los ojos cerrados, respirando y en actitud de apertura y entrega total.

Sólo!! 😉

Hay hombres que se abren sin resistencias y descubren un placer más allá del físico, hombres que son capaces de traspasar la barrera de lo conocido y profundizar en la capacidad perceptiva de su cuerpo, que se sorprenden al dejarse sentir, embargados por la emoción, relajados al fín de una mente alerta, confundida, dominante… Hombres que aprenden a ir más allá de su animal instinto sexual controlando su voraz necesidad de germinar cualquier semillita para que la especie no desaparezca, hombres que consiguen dominar su propia energía sexual, felices por saber que pueden encauzarla como a ellos les venga en gana y contentos de poder evitar el dominio de su lingam sobre todo lo demás.

Durante el masaje tántrico, vamos activando las zonas más sensibles, moviendo la energía sexual que se despereza alegre iniciando un viaje por los nadis, vamos recorriendo con las manos todo el cuerpo al ritmo de la respiración, lenta, profunda, sonora… acercándonos al lingam para despertarlo, venerarlo y honrarlo .

El masaje de lingam es hermoso porque no es una paja, no se trata de movimientos mecánicos friccionando hacia arriba y hacia abajo el pene. Cuando decimos lingam, estamos hablando del dios Shiva, representado en toda India por un falo, hablamos de la Conciencia Suprema, del poder de lo masculino.

El masaje de lingam es la adoración a la energía masculina sana, pura, sagrada… inocente y verdadera.

A través del masaje de lingam, podemos despertar un torrente de energía sexual, potente, suficiente para que se expanda por todo el cuerpo. Ríos de energía que fluyen a través de los nadis y que hacen extremecer cada célula del cuerpo devolviéndoles vida, color, vibración, sentimiento…

Elevándola al cuarto chakra, toda esa energía sexual encaudalada golpea con fuerza el corazón, derrumbando sin compasión las corazas, limpiando las memorias dolorosas, los rechazos, los miedos, las inseguridades… despertando ilusionada el Sentir, la confianza, el amor…

Amor que desborda a raudales, hombres admirándose de cuánto amor son capaces de sentir y cuánto amor son capaces de dar.

El masaje de lingam es una sanación, una limpieza, una purificación, un éxtasis que envuelve a la conciencia en gozo puro y sagrado.

Movimientos lentos, diferentes, respetuosos, estiramientos, presiones alternas… y la posibilidad de aprender a transformar la ansiedad y la urgencia de eyacular, en una cordillera montañosa mística repleta de subidas y bajadas y seguida de una meseta infinita y redonda.

Estados ampliados de Conciencia gracias a la Conciencia Pura, Suprema, que es el mismo Lingam.

El masaje de lingam es un arte delicado, suave y a través de las manos podemos transmitir la ternura que muchos hombres se niegan a sí mismos, o que ni siquiera conocen.

Cuántos adolescentes hay que no tienen a nadie que les enseñe cómo sentirse con todo el potencial sexual que se despliega ante sí, nadie que les oriente ante tantas dudas y preguntas, confusiones, hormonas revueltas, fantasías… Aunque tengan padres, la vergüenza de éstos, el silencio o la ignorancia ante un tema aún en dia tabú, les hace sentirse perdidos, y casi obligados por la curiosidad o lo prohibido, los amigos o la propia necesidad de aprender, acaban convertidos en alumnos de nacho vidal y compañía, recurriendo a una pornografía totalmente patriarcal, dónde se somete a la mujer a los deseos y órdenes de los hombres, convertidas en juguetes con varios agujeros que pueden penetrar según la postura en la que el hombre, casi siempre es el hombre, las coloca.

Sexo salvaje, pasional, primitivo, institivo, animal. Falso. Incluso hay animales que respetan mucho más a la hembra de su especie que los propios humanos a sus hembras.

Así aprenden nuestros hijos, y así aprendieron nuestros maridos, parejas, novios, compañeros de camino, amantes… creyendo no sólo que eso es hacer el amor sino que a las mujeres nos encanta. Y no digo que de vez en cuando un revolcón salvaje no esté bien, pero aún siendo salvaje, pasional, primitivo, animal… puede ser muy tántrico.

Sólo tenemos que aprender a hacerlo, aunque por desgracia, no hay toda una industria pornográfica que nos enseñe cómo.

Felizmente, hoy en día ya hay hombres despiertos, algunos llevan años trabajando, sanando todas las cargas y memorias de un masculino reprimido también por el patriarcado.

Las mujeres hemos sufrido, pero también los hombres: guerras, humillaciones, esclavitud.. en este planeta azul, mágico, no nos salvamos nadie, todos somos encarnaciones de seres infinitos que rondan este plano una y otra vez, sufriendo, aprendiendo, riendo, soñando y sanando.

Todos hemos sido hombres y mujeres, todos hemos sido víctimas y agresores, inocentes y culpables…

Todos somos manifestaciones de una misma energía que se daña y se sana y todos podemos hacer por evitar dañar más.

Sanando a las mujeres a través del Masaje de Yoni (Ioni) les damos alas para sentir, confiadas, capaces de resurgir un Femenino Sagrado

Sanando a los hombres a través del Masaje de Lingam les permitimos sentir, orgullosos, capaces de sostener con fuerza, valentía y sacralidad al Femenino Sagrado.

Sanando la energía masculina, estamos salvando a la humanidad y al planeta entero.

Sanando la energía femenina, elevamos al planeta entero a una vibración mayor de plenitud y Amor.

Te sumas a este viaje hacia lo Sagrado?

Abrazos tiernos,

Verma.

Masaje tántrico

erotic-massage-520x245Lo primero de todo es no crearse expectativas. Como seres poseidos por egos que somos, nos dejamos llevar por las expectativas y acabamos decepcionados de la idea que nos habíamos hecho sobre algo, decepcionados de una realidad que nunca ha existido excepto en nuestra mente, porque el hecho de que lo hayas imaginado 100 veces no significa que vaya a ser así. Cada Ser se hace unas expectativas diferentes según las vivencias que haya tenido en su pasado. Un pasado que tampoco existe, pues ha sido interpretado por la mente condicionada que nos controla a cada uno, por lo tanto el pasado no es real. E imaginar 100 veces cómo es un masaje tántrico tampoco hará que esa experiencia sea real.

Lo que la hace real es recibirlo y abrirse a la experiencia sin contemplaciones.

Si alguien me preguntara cuál es el secreto, le respondería sin dudarlo que la magia está en la respiración. Si respiras completamente, vives completamente, sientes completamente y disfrutas plenamente. El problema es el control. Y nuestra mente. Nuestra mente quiere controlar todas las cosas, hasta las propias emociones. Y cuando controlas algo no dejas que se exprese libremente, lo reprimes, lo atas.. como las emociones controladas que se quedan ahí reprimidas, atrapadas, enganchadas. Como las emociones que, absolutamente todos, tenemos reprimidas, atrapadas y enganchadas.

Ahora cierra los ojos, presta atención a tu cuerpo y respira. Durante el masaje respiramos por la boca. Los dos Seres, tú y yo, inhalamos por boca y exhalamos por boca, nos vamos llenando cada vez más de Energía y Vida que se expande despertando el cuerpo sutil pausadamente. Lentamente.

Ahora siente la relajación.

Cuando sueltas totalmente el control y te entregas completamente a la respiración, consigues expandir esa relajación por todo el cuepo, llegando de manera fácil, sin esfuerzo, a relajar también la mente.

Y es entonces, en ese estado de no mente que dejas de ser tu, dejas de identificarte con el ego que no eres.. y pasas a Ser, Ser en estado puro. Conciencia, Presencia y Amor. Por fin habitas realmente el cuerpo que utilizas cada día, el mismo cuerpo que puede llevarte a alcanzar estados de éxtasis profundos suspendidos en un espacio-tiempo que no es el lineal, el marcado por el reloj y la sociedad. Ahora estás en un espacio-tiempo Sagrado. Como Sagrado es tu cuerpo. Como Sagrado es el gozo físico que te sirve de llave que abre y expande tu conciencia.

Simplemente dejas de ser tu para conectar con el verdadero Ser que eres.

A veces es fácil. El Ser se abre totalmente receptivo a la respiración, al tacto, a la lentitud, al amor y a la energía sexual y se entrega sin reservas disfrutando la experiencia extática que proporciona el tantra. Se abre totalmente a la Vida. La energía sexual expandida por cada célula brota desde dentro hacia fuera por cada poro de la piel. El Ser rebosa energía sexual. Sin mente, sin control, el Ser puede llegar a sentirse poseido por la energía sexual. Cada milímetro del cuerpo puede sentir un inmenso placer orgásmico: Oleadas de placer, sacudidas de Shakti, la energia kundalínica, vibración, sensibilidad extrema que hace que cada pase del masaje te conecte cada vez más profundo con la necesidad de sentirte así de amado, venerado, respetado y sacralizado en cada acto sexual y amoroso que realices. Cada Ser descubrirá a través del masaje una sexualidad diferente a la fría, mecánica, animal y tradicional sexualidad que llevamos siglos y siglos viviendo y perpetuando. Nadie nos ha enseñado a tocarnos y tocar a otros como Seres Sagrados. Nadie nos dijo de pequeños que somos parte de la divinidad que es el Todo, que nuestra Energía Sexual es la expresión de esa divinidad en cada uno de nosotros y que por eso hay que honrarla, despertarla, hacerla crecer, expandirla, transmutarla e integrarla.

Nadie nos dijo de pequeños que podíamos sanarnos con nuestra propia energía sexual.

Porque a veces no es fácil. Habitar totalmente el cuerpo implica sentir totalmente el cuerpo. Implica sentir. A través de movimientos lentos y envolventes, las manos cargadas de Amor Incondicional van recorriendo todos los rincones del cuerpo, relajando y despegando las memorias atrapadas en los músculos, en la piel, en las fascias y hasta en el Corazón. Las manos cargadas de Amor incondicional son capaces de sostener esas memorias despegadas que se van liberando al ser expresadas: rabia, enfado, ira, frustración, tristeza… más tristeza, soledad, miedo, vacío, desconexión.. cada Ser conecta con una de estas emociones, o ninguna, o dos o más y cada Ser ha de permitirse vivenciar esa emoción, ser esa emoción y dejar de ser esa emoción, soltar y dejar ir completamente para llegar a ser libre, libre hasta de sí mismo.

Porque a través del masaje tántrico, dejas de ser tu para conectar con el verdadero Ser que eres.univ

Cuando la energía sexual que hemos despertado a través de la relajación total, la entrega absoluta, la respiración tántrica y los movimientos lentos y envolventes de las manos cargadas de Amor incondicional se expande y llega al Corazón, entonces reconocerás el AMOR. El Amor en mayúsculas. Sentirás el Amor y la Unidad. Porque si formas parte de la divinidad que es el Todo, eres el Todo. Entenderás que no hay separación. Eres Universo divino y sagrado. Tu cuerpo es divino y sagrado. Tu sexualidad es divina y sagrada. Tú eres Creador.

La experiencia de la energía sexual trasmutada en Amor incondicional en el Corazón es Belleza pura. Magia. Alquimia Sexual.

Y tú puedes descubrirlo. Estás a un paso de poder descubrirlo. Sólo tienes que permitirte a ti mismo descubrirlo.

🙂

Abrazos tiernos,

Verma.

El acto sexual tántrico.

Sacred UnionEl acto sexual tántrico es vivido de manera muy diferente al ordinario, el profano. En el tantra, no es el hombre el que ≪hace≫ el amor —más o menos bien— con la mujer, sino que dos repúblicas celulares, dos universos, se unen. El hombre y la mujer están conectados entre sí, los intercambios se hacen en todos los planos. Gozar es entonces un subproducto no esencial. En lugar de estar centrado en su placer egoísta, cada uno se abre al universo corporal del otro como al suyo propio. El orgasmo no se rechaza, pero no tiene importancia real, ni para Shakti, ni para Shiva. El maithuna tántrico, ritualizado, sacralizado, crea asi una relación muy diferente al contacto profano, gracias a esta actitud contemplativa del otro y del acontecimiento que constituye la unión.

Entre los occidentales, Alan Watts ha captado bien esta actitud alternativa. Traduzco los extractos siguientes de su Nature, Man and Woman (p. 165) en lugar de citar la edicion francesa, Amour et connais-sanee, que no corresponde al original:

≪Vivido en total apertura de espiritu y de sentidos, el amor sexual se convierte en una revelación. Mucho tiempo antes de que se produzca el orgasmo masculino, la pulsión sexual se convierte en lo que podría describirse, psicológicamente, como una cálida fusión de la pareja: él y ella parecen fundirse verdaderamente uno dentro del otro. […] Nada se hace para que las cosas se produzcan. Sólo hay un hombre y una mujer que exploran sus sensaciones espontáneas, sin idea preconcebida en cuanto a lo que debería pasar, pues la contemplación no concierne a lo que debería suceder sino a lo que es. En nuestro universo de relojes y de horarios, el único elemento técnico verdaderamente importante es tener tiempo. No se trata tanto de “tiempo de relojes” como de “duración psicológica”, es decir, una actitud donde se deja que las cosas se produzcan a su tiempo. Se trata de establecer una corriente de intercambios entre los sentidos y su objeto, sin prisa, sin ningún deseo de posesión. En nuestra cultura, donde falta esta actitud, el contacto es breve, el orgasmo femenino raro, el del hombre demasiado precoz, “forzado” por movimientos prematuros.

≫La relación contemplativa inmóvil prolonga los intercambios casi indefinidamente, frena el orgasmo masculino sin molestias, no obliga al hombre a apartar forzadamente su atencion del acto. Además, una vez habituado a este enfoque, se podrá ser muy activo, durante mucho tiempo, gratificando asi a la mujer con un maximo de estimulación.≫

Aunque esto no sea el tantra, donde este intercambio contemplativo es un simple preliminar, su mérito esencial es otorgar tiempo a la experiencia, lo que resulta indispensable para la participación total de cada célula. Implicar a cada fibra del cuerpo de cada uno de los miembros de la pareja lleva mas de cinco o diez minutos! Según el sexólogo Kinsey, el coito de la pareja norteamericana mecha dura menos de 10 minutos en el 74 % de los casos, y menos de 20 minutos en el 91 % de los casos. Más bien pobre para una fusión cósmica!. Es mejor en Europa? Me permito dudarlo.

Durante ese contacto prolongado, la relación sexual evoluciona en tres planos:

•el mental empírico, que participa en el juego y experimenta placer;

•el habitualmente inconsciente, de las profundidades del cuerpo, que toda experiencia lograda marca con un sello indeleble;

•el plano psíquico, donde la contemplacion establece una fusión íntima en las profundidades del inconsciente (manomaya kosha).

La diferencia? Para juzgarla, hay que comparar la unión tántrica con la unión profana, ese galope hacia el orgasmo obligatorio, hacia la eyaculación, espasmo reflejo sin interés tántrico. Que poco interesante resulta ese breve ≪estornudo de los riñones≫, comparado con la extática contemplación sacralizada, palabras que utilizo con reticencia porque hoy están teñidas de resabios místicos. Ahora bien, todo éxtasis místico es sexual, incluso los de santa Teresa de Ávila. Es significativo que, con mucha frecuencia, el místico describa su éxtasis en terminos eróticos, lo que es incongruente dentro de nuestro contexto cultural, obsesionado por la antinomia (ficticia) entre el sexo y el espíritu. Molestos, nos explican que ese lenguaje es simbólico. Sonrisa de entendimiento de los tántricos…

Sin embargo, algunas visiones místicas son verdaderamente simbólicas. Cuando santa Teresa dice: ≪Un angel de gran belleza, con su lanza de punta inflamada, me ha atravesado hasta el corazón≫, es innecesario llamar a Freud en nuestra ayuda para descifrarlo!

Reflexionando, es injusto dar por sentado que Alan Watts no es verdaderamente tántrico. Es relativamente cierto, porque excluye todo ritual tántrico, pero, tal cual, su enfoque es cósmico. Leamos este otro extracto de su misma obra: ≪Sin pretender dar reglas para el mas libre de todos los contactos humanos, vale mas abordarlos en un espiritu de no actuar.

Cuando la pareja se ha acercado lo suficiente como para que los sexos se toquen, basta con permanecer tranquilo, excluir toda prisa, a fin de que en el momento deseado la mujer absorba al hombre en ella sin ser activamente penetrada.

≫En este estadio, la simple espera aporta su mas bella recompensa. Cuando no se trata de provocar el orgasmo por medio de los movimientos del cuerpo, los centros sexuales imbricados se convierten en un canal de intercambios psíquicos muy ricos. Ni el hombre ni la mujer hacen nada para producir las cosas, se abandonan a todo lo que el proceso trae por sí mismo. La identificación con el otro se hace más intensa, pero todo sucede como si una nueva entidad emanara de la pareja, dotada de una vida propia. Esta vida —que uno podría llamar Tao— los eleva por encima de sí mismos y los lleva unidos en un flujo de vitalidad cósmica donde ya no funcionan el “tú” y el “yo”- . El hombre, que no hace nada para retener su clímax, puede conseguir este intercambio durante una hora o más. Mientras tanto, el orgasmo femenino puede producirse varias veces en respuesta a una estimulación activa mínima, lo cual depende de la receptividad de la mujer a la experiencia en tanto proceso que se apodera de ella. […] Cuando la experiencia estalla en toda su amplitud, explota en un haz de chispas que llega hasta las estrellas≫.

André Van Lysebeth.