El masaje es algo que puedes empezar a aprender, pero que nunca terminarás. Sigue y sigue, y la experiencia continuamente se hace más y más profunda, y más y más elevada. El masaje es una de las artes más sutiles, y no es solo una cuestión de habilidad. Es más una cuestión de amor… Aprende la técnica, y luego olvídala. Entonces sólo siente, y muévete por el sentimiento. Cuando lo has aprendido en profundidad, el noventa por ciento del trabajo se hace por amor, y el diez por ciento por la técnica. Solo con el propio tacto, un toque consciente y amoroso, algo se relaja en el cuerpo.
Osho

Ni el tantra ni el masaje tántrico son una terapia en sí, sin embargo, la profundidad a la que se llega tanto a nivel físico como emocional y espiritual es inmensa. Despierta y reabre grandes heridas y creencias auto-limitantes que condicionan y distorsionan nuestra realidad y nos acompaña amorosamente para traer más consciencia y arrojarles luz a las heridas, a las creencias, a la sombra, liberándonos de emociones reprimidas y estancadas, observando nuestros miedos: a ser abandonados, humillados, rechazados, a la soledad, al vacío, al dolor… El tantra nos invita a darnos cuenta de cuán condicionados estamos por las creencias sociales y religiosas que nos dificulta el vivir una sexualidad plena y satisfactoria, que nos dificultan a vivir en general y nos invita a conocer más íntimamente a ese ser que habita en nosotros y en el otro, a esa esencia divina que nos atraviesa el cuerpo pero que, en muchas ocasiones, desconocemos completamente.
Todo esto hace que el tantra y el masaje tántrico sea profundamente sanador.Tras finalizar el curso, sabrás realizar un masaje tántrico y una sanación sexual aunque solo será el pistoletazo de salida. Hacer el curso no te convertirá en sanador sexual, ése es un camino que hay que construir pasito a pasito y muy conscientemente, práctica tras práctica, masaje tras masaje.

Y cuando tu ego crea que ya lo sabes todo del masaje tántrico o que ya lo controlas a la perfección, se abrirá entonces una dimensión más profunda de la sesión y te sentirás perdido de nuevo, situación idónea para dejarte caer en la sabiduría infinita que habita en ti, en tu maestro interior, en tu conexión con lo divino para que actúe a través de ti y no seas tu quién realice el masaje, tu ego, sino algo más grande que tu, puedes llamarle Dios, Existencia, Universo, Sabiduría Infinita, Gran Espíritu, Gran Misterio o como te de la gana.
Después de 8 años dedicándome al masaje tántrico, de haberme formado con Anand Rudra, Kurma Rajadasa, Maite Domenech, Manu García, David Alcalde y Xavi Doménech, de haber explorado el mundo del masaje erótico y vivenciado talleres con Ronald Fuchs, Astiko, Jordi Gatell… aún sigo sintiendo que no se nada, por eso sigo formándome en masaje y en tantra, y seguiré haciéndolo en un futuro. Aún se puede investigar más, aprender y profundizar mucho más, éste es un camino de por vida.

Y aunque las formaciones son importantes porque ofrecen una estructura y una metodología, lo más importante para realizar un masaje tántrico o una sanación sexual no puede aprenderse en ningún curso, surge en algún momento de tu vida, de tu interior, de tu corazón y cuando aparece es arrollador y mágico, porque no eres tú ni tu técnica lo que ayuda a sanar al otro, sino tu amor y compasión por él.
Y eso, no puede aprenderse en ninguna formación.

El tantra nos invita a darnos cuenta de cuán condicionados estamos por las creencias sociales y religiosas que nos dificulta el vivir una sexualidad plena y satisfactoria, que nos dificultan a vivir en general y nos invita a conocer más íntimamente a ese ser que habita en nosotros y en el otro, a esa esencia divina que nos atraviesa el cuerpo pero que, en muchas ocasiones, desconocemos completamente.

Testimonios

separador02
Describir una experiencia tan profunda, trascendental y renovadora no es muy fácil en palabras, vivirla enfrentando miedos, barreras, paradigmas, descubrir la propia creatividad es un proceso que empieza y ya no acaba, tampoco hay vuelta atrás, solo el vacio y la seguridad de podértelo permitir, es lo que puedo expresar y agradecer a Verma Rodriguez , David Alcalde, Cristina, Sanango y todos los valientes compañeros con los que realicé el curso de masaje y sanación sexual. Como asistente en los talleres de Verma sigo aprendiendo herramientas que me ayudan a sobrellevar el enfrentarse al proceso del morir en uno y poder renacer a cada instante
DagoAlumno Formación
Me apunté a la formación porque hice un retiro de fin de semana de masaje tántrico y me encanto! En un principio me apunté para saber hacer masajes y volver a sentir el tacto consciente entre dos personas, pero la realidad fue otra. Con la formación haces un trabajo interior muy profundo, una sanación sexual de la cual no sabes ni que la necesitas. Coges tanto conocimiento de la energía sexual y de su importancia que tu vida nunca vuelve a ser la misma. Nunca me llegué a imaginar que sería tan importante en mi vida tanto en lo personal como en lo laboral, ahora el tantra forma parte de mí y sigo en este camino tan desconocido pero tan apasionante. La formación fue muy completa tanto en contenido como en experiencia, una vivencia que todo el mundo tendría que vivir y sentir.
SandraAlumno Formación
X