1ª Clase: SENTIR EL CUERPO

El cuerpo es el vehículo terrenal que habitamos en este plano dimensional para vivir la experiencia trascendental y espiritual que es la vida.

Es energía condensada vibrando en la inmensidad de la energía que es el universo. Somos pura energía. El cuerpo es energía, las sensaciones y reacciones corporales son energía, las emociones y nuestros pensamientos son energía.

Experimentemos pues, con nuestro cuerpo, reconociéndonos como Energía.

.

.

Práctica de la Ola Emocional

La Ola emocional es la práctica que te ayudará a expresar tus emociones de una forma creativa gracias a la mirada amorosa de tu consciencia.

.

Ejemplo de Ola Emocional

Os traigo un ejemplo, totalmente espontáneo, de una ola emocional. No pretendía haceros una demostración, surgió y decidí compartirlo con vosotres.

.

Tras grabar una de las prácticas, os reconozco que sentí mucha excitación. La energía se había despertado poderosa en mis caderas. Decidí disfrutarla un ratito; respirando, moviendo la cadera, jugando y sintiendo las sensaciones intensas en mi centro sexual.

Y sin pretenderlo, la energía subió. Pude percibir cómo empujaba en el diafragma y tras abrir un poco más la respiración, sentí cómo la energía sutilmente atravesaba el diafragma, como el agua que se cuela entra las rocas. Esto sucede aproximadamente en el minuto 2:30 en adelante. Y me conmovió profundamente.

En el video, aproximadamente en el minuto 2:40 sonrío; le digo SI a mi energía, SI a mi emoción (tal y como os guío en la práctica de la ola emocional). Los segundos posteriores son de un exquisito gozo; mi corazón se estaba abriendo gracias a mi energía sexual que, en vez de estancarse en la cadera o ser expulsada a través de un orgasmo, se eleva, se refina, se transmuta, permeaba en mi corazón derritiendo sus barreras, desparramando las sensaciones por todo el pecho, abierto, expandido, gozoso.

Y entonces, surge la emoción anidada en mi pecho; la tristeza. Aproximadamente en el minuto 3:10 reconozco la emoción de la tristeza, me río, le digo ¡Ey, hola! y explota. Sólo porque en vez de reprimirla, la saludo amorosamente invitándola a ser.

Durante unos segundos río y lloro, ambas acciones liberan la tensión del diafragma (esto lo veremos en la próxima clase), un sollozo, un llanto profundo… me quedo ahí, suspendida en esas sensaciones tan sutiles e intensas a la vez y ¡voilá! Mi consciencia se expande, entro en profunda meditación, en éxtasis, no hay mente. Solo el vacío preñado de energía del que tod@s nosotr@s provenimos.

.

Os cuento esto tan detallado para que podáis entender la Ola emocional y cómo se vive. Experimentar las emociones conscientemente es profundamente sanador y ¡extático!

Solo necesitas practicar, entregarte a la investigación de tu cuerpo y de tus emociones, abrirte a la vida que te atraviesa por dentro y decirle SI y GRACIAS. Las dos palabras mágicas.

.

Aquí te dejo la demostración. Son solo 7 minutos. Disfrútala.

.

Comentarios

Deja un comentario

× ¿Cómo puedo ayudarte?
X

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies. Puede obtener más información en nuestra Política de cookies.

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar